Diario-de-un-mal-año-leersinprisa

No sé si este ha sido el mejor libro para adentrarse en el universo y la mente de Coetzee, ya que ha sido la primera obra que me he atrevido a leer. Y sí, digo bien, atrever. Hay determinados autores que son tan buenos, que tienen una fama tan reconocida y tan cimentada, que da miedo leerlos. Miedo a no comprender lo que lees, a darte cuenta que eres una tonta que no comprende a los grandes autores, y luego encima decir que no te ha gustado y que todo el mundo te lapide.

 

Pues bien, no conozco más obras del autor, ni argumento ni estructura, pero creo que no he escogido una obra precisamente sencilla. La ¿novela? ¿ensayo? está dividida en 3 partes. Pero no como pensáis. No en tres partes desde la página 1 a la 100, de la 100 a la 200 y de la 200 a la 300. Sino que cada página, cada una de ellas, contiene 3 relatos diferentes aunque interrelacionados (al principio son solo 2, a los que se suma un tercero en la página 35). Cuando hojeas el libro por primera vez crees que es la estructura de los párrafos, pero no. Son 3 narraciones simultáneas.

 

En la parte superior tenemos la narración de un ensayo acerca de muy variados temas, con decenas de frases y párrafos para subrayar. En la parte intermedia, nos cuenta cómo el escritor selecciona a una vecina por la que se siente atraído como mecanógrafa para su trabajo de ensayo, y las conversaciones que esto desencadena. En la parte inferior es la propia mecanógrafa, Anya, la que nos cuenta cómo ve su trabajo con el escritor, y las conversaciones con su marido Alan.

 

Las dos inferiores si son una historia, pero no la superior. La gracia está en la relación de la parte de ensayo con los comentarios de las partes inferiores, que parece que coinciden por azar, pero que claramente es intencionado. Por ejemplo, un fragmento en que las partes inferiores divagan acerca de la pederastia, de si es correcto o no utilizar niños para escenas de sexo en el cine, si es más correcto (como en Lolita) utilizar actores adultos pero que cuentan una historia de sexo con infantes. Como contraposición, en el ensayo trata sobre la educación infantil, cómo enseñar a contar a un niño, cómo captan ideas por inducción. Ambas narraciones superpuestas, hacen que sean correlativas afirmaciones que hacen cambiar la significación que tienen de forma individual.

 

Prácticamente todos los fragmentos tienen “coincidencias” de este tipo. Y en la parte ensayista se tocan temas como Guantánamo, la democracia, el espionaje, el engaño, el maltrato animal… No deja títere con cabeza.

 

Realmente creo que la novela está concebida para leerse de modo lineal, aunque es cierto que cuesta meterse en la narración y cuesta seguirla de este modo. Sería mucho más sencillo pasar 3 veces por cada página y leer las historias de modo separado, pero en mi humilde opinión pierde toda la gracia.

 

jm-coetzee

Las historias que dan un poco de coherencia a la argumentación son las inferiores. La superior es un cúmulo de brillantes opiniones y temas, pero que van unos detrás de otros. Las partes inferiores al contar una historia, hacen que sea más fácil seguir el hilo argumental, y que te enganches a la tierna relación del escritor y su secretaria, a los conflictos de Anya con su celoso esposo, al cariño que ella termina cogiéndole a su escritor.

 

Un magnífico ejercicio narrativo que hace que comprendamos el por qué del renombre de este autor, que se le considere como uno de los mejores escritores vivos, y que haya sido galardonado en el 2003 con el Premio Nobel de Literatura.

 

Título: Diario de un mal año
Autor: J.M.Coetzee
Editorial: Mondadori
ISBN: 9788439720928
Páginas: 270
Precio: 19 €