Por favor, antes de continuar leyendo, visualicen a partir del minuto 10:13 en sus pantallas:

 

Si queréis dedicarle 10 minutos de vuestras vidas al vídeo entero, podréis ver el primer western de la historia del cine: Asalto y robo de un tren, de 1903. A pesar de su corta duración, contiene toda la esencia de lo que en el futuro se convertiría el cine western y lo que venía significando la novela del mismo género: acción, intriga, diversión, velocidad frenética, un punto de violencia, armas, caballos, sombreros, pañuelos al cuello, armas. Siempre recordaré esta película de mis clases de Historia del cine en la universidad porque no la había visto antes, y aún recuerdo que me asusté cuando en ese minuto 10:13 el forajido dispara al público. En su día fue toda una revolución y un tremendo susto para los asistentes al cine, gentes que aún se cuestionaban si debía cortase a una persona en un plano porque era antinatural. Imaginaos por tanto lo que supuso ese disparo a cámara en 1903, cuando el cine aún estaba en pañales.

 

Cuando vi este libro por primera vez en la web de Ginger Ape y leí el argumento automáticamente pensé en esta película. Y es que viene a tener un argumento muy similar: el asalto y robo de un tren por la banda de los Farrington. Y la novela es nada más y nada menos que de 1879. ¿Inspiraría en algo a la película?

 

 

A los lectores de novela negra seguramente les suene la agencia de detectives Pinkerton. Es conocida por estos lares aunque no sea por otra cosa que por haber dado trabajo a Dashiell Hammett allá por 1915, trabajo que empleó como inagotable fuente de inspiración para sus relatos y sus novelas.  La agencia de detectives Pinkerton fue un hito en la historia de los Estados Unidos. Para los profanos en estos temas el cine, de nuevo, es una buena fuente de documentación, y como hemos podido descubrir en más de una película las leyes que regían los diferentes estados durante muchos años afectaban solo a dichos estados, pero no existía un organismo que legislase sobre todo el país (esto se ve muy bien en Enemigos Públicos, de Michael Mann, con Jonnhy Depp interpretando al ladrón de bancos John Dillinger). De este modo, era muy fácil escapar de la ley: con cambiar de jurisdicción, asunto resuelto. Antes de la aparición del FBI ese papel lo ejerció precisamente la agencia de Pinkerton:

 

“Antes que el FBI, existía la Agencia Pinkerton, y antes de que existiera Sherlock Holmes, Pinkerton y sus detectives enfrentaban peligrosos criminales y resolvían casos con la misma efectividad y clarividencia que el fabuloso investigador.”

 

Dicha agencia cobró bastante reputación y fama, y sus oficinas comenzaron a proliferar por todo el país. Por lo tanto un delincuente buscado en Dallas podía ser perseguido también por los agentes de Texas, y entregarlo a la policía que hubiese emitido la orden de búsqueda y captura. Además, debido a que la agencia trabajaba por encargo, y por lo tanto por dinero, la corrupción de la policía no les afectaba debido a que les interesaba que se resolviesen los casos para seguir trabajando. A estos acontecimientos debemos sumar la proliferación de las agencias de seguros, que fueron unos de los principales clientes de Pinkerton: todos trataban de estafar a dichas agencias y cobrar seguros que no les correspondían.

 

Como podéis ver, la agencia Pinkerton fue todo un referente para lo que vino detrás. Y como Pinkerton no solo era un gran detective, sino también un gran empresario, estas novelas no dejaban de ser una herramienta propagandística oculta: como si de un dos por uno se tratase, tenemos una novela de aventuras a la vez que en nuestro subconsciente se graba que Pinkerton era la mejor opción si necesitabas ayuda.

 

La novela no tiene un gran valor literario, tampoco voy a engañaros. Con eso no quiero decir que sea mala. ¡Ni muchísimo menos! Es un instrumento de divertimento y su función la cumple a la perfección. La riqueza de este libro reside sobre todo como documento histórico de un momento en EEUU en que las leyes no estaban aún bien definidas, en que era fácil delinquir y lograr escapar, en que la organización de una agencia privada era mucho más eficiente que la de la propia policía y en ver el mismísimo desarrollo de una nación. Es un western típico de kiosco para leer en un par de tardes, divertirse y pasarlo bien. Las persecuciones son muy entretenidas, pero me he reído aún más con los continuos ataques de Pinkerton a la policía o a quien encargase la investigación, ya que a veces por falta de criterio o de presupuesto se ralentizaba mucho el caso.

 

“El deseo de la compañía del ferrocarril de emplear el menor número de agentes posibles nos constrenía terriblemente, pues Williams se veía obligado a depender de desconocidos y apenas podía confiar en la capacidad y discreción de estos. “

 

Tendremos tiroteos, linchamientos, persecuciones, barcos de vapor recorriendo el Mississipi… Un western en toda regla plagado de acción y de aventuras. La forma en que está narrado en algunos momentos parece más un informe de Pinkerton que una novela. Como si de unas crónicas se tratase nos contará un montón de anécdotas de ese momento de la historia, descubriéndonos por ejemplo que había un montón de asuntos que se resolvían de manera personal sin acudir al apoyo legal, indicándonos así cómo de limitada era la capacidad de resolución en muchos casos. El ojo por ojo no solo era habitual sino que no estaba prácticamente penado porque no había medios para ello.

 

Por si todavía queda alguien a quien no haya terminado de convencer, la novela viene adornada con unas magníficas ilustraciones que harán las delicias de los amantes de los libros bien cuidados. Y tiene hasta un pequeño cómic. Y biografías de la familia Pinkerton. Y fotografías de los agentes hasta con el mismísimo Abraham Lincoln. No se puede pedir más.

 

 

Título: Los forajidos del Misisipí (Mississippi Outlaws and the Detectives)
Autor: Allan Pinkerton.
Traductor: Teresa Lanero.
Editorial: Ginger Ape (2013)
Año de publicación: 1879.
ISBN: 9788494014680.
Páginas: 174.
Precio: 15€.
Ficha del libro en Ginger Ape:
http://www.gingerapebooks.com/#!pinkerton/c1ekd