Hoy os traigo un tres por uno. Aprovechando que Jon Arretxe será uno de los participantes de Pamplona Negra y que por fin me he hecho con las tres novelas de Touré, era la excusa perfecta para leerlas, y todas de un tirón. Sé que desvirtua el trabajo del autor, que es concentrar en una semana el trabajo de años y que la evolución que se debería seguir año a año yo la saboreo día a día. Pero me encantan estos maratones para leer toda una serie de un tirón.

 

Hasta ahora de Arretxe había leído Shamarán, una novela que él mismo presentó en las Casas Ahorcadas en Cuenca y a la que no pude resistirme. Me encantó el estilo del autor, pero sobre todo los temas tan delicados en los que se adentra. Que estemos ante un autor vasco solo sirve para saber su lugar de nacimiento, porque los protagonistas de sus historias proceden de mucho más al sur de Bilbao.

 

Jon-Arretxe-leersinprisa

He asistido a más de una y más de dos presentaciones de alguna de las novelas de Touré, y mi curiosidad no hacía más que crecer. Un burkinés viviendo en Bilbao, que ejerce de echador de cauris, de cantante de ópera, de detective y hasta de gigoló. Un retrato llevado un tanto al extremo pero que refleja una realidad muy palpable en nuestro país: quien no se adapta, se hunde. Hoy en día no sirve con tener estudios y experiencia, también se te pide que tus aficiones y tus habilidades llenen un currículo imposible de abarcar.

 

A lo largo de las novelas de Touré veremos la evolución del personaje, cómo se va haciendo cada vez más europeo en el sentido de acostumbarse a determinadas conductas que aquí son habituales. Mientras que en la primera novela no se le pasaría nunca por la cabeza acudir a la policía para denunciar una injusticia, en parte por su ausencia de papeles, en la última es lo primero que se le ocurre cuando alguien le comunica un delito. El paso del tiempo también hace mella en él. En un principio tenemos a un Touré más alegre y optimista, quizá también porque la suerte le viene de cara, pero en cada novela que pasa ese ánimo va decayendo viendo que la Europa con la que había soñado desde África no es tan idílica como él se pensaba.

 

Touré vive en el barrio de San Francisco, la Pequeña África como él lo llama, un barrio colmado de inmigrantes y gitanos, atestado de gente en pisos abarrotados de compatriotas que luchan por salir adelante. Estos pisos son un ejemplo de solidaridad y colaboracionismo, porque se pagan entre varios y cada uno aporta lo que puede, en ocasiones unos más que otros debido a la ausencia de trabajo. Poco a poco Touré va entablando amistad con las gentes del barrio y de los alrededores. Tendrá sus grandes apoyos en Osmán, un compañero de piso y amigo gracias al cual no podría haber sobrevivido en más de una ocasión; en Txema, un repartidor bonachón que le consigue trabajillos en donde puede, por desgracia todos muy mal pagados; y su querida Sa Kene, Cristina, una pelirroja que le tiene loco y que es algo más que una amiga.

 

19camaras

En 19 cámaras tenemos dos voces narrativas diferenciadas. La del propio Touré, en primera persona y con un lenguaje cotidiano, sin grandes artificios pero con una narrativa cuidada. Por otro lado, un narrador omnisciente que será el que nos cuente lo que los vigilantes ven a través de esas 19 cámaras, de un modo frío y despersonalizado. Una tragicomedia, con partes realmente divertidas por las disparatadas situaciones en que se ve envuelto, con el contrapunto de la dura realidad del barrio que se ve a través de las cámaras y que en pocas ocasiones se le pone remedio. Pasará de echador de cauris, a investigador, llegando a integrarse en un coro como cantante de ópera. Las casualidades y el azar jugarán una baza muy importante en su vida, pero su encanto natural y el que sea tan buena persona serán la verdadera magia de su día a día.

 

612€uros

En 612 €uros pasaremos un verano caluroso y un tanto triste en Bilbao. La temporada de ópera ha terminado, no parece que le surja nada como investigador y los trabajillos que se le presentan no son ni deseables ni bien pagados. Por 20€ tendrá que trabajar como toro de fuego en las fiestas de Rekalde y por menos aún encontrar una serie de objetos robados para una señora agarrada y tacaña. El optimismo de la primera novela se va diluyendo, se ve envuelto en una trama complicada con un supuesto pariente que se instala en su casa. No consigue un buen trabajo, no consigue los papeles, la policía no le deja en paz y cada vez está más harto del racismo de los bilbaínos, sobre todo de los que en su día también emigraron dentro de su tierra en busca de unas condiciones mejores.

 

SombrasdelanadaEn Sombras de la nada, nos encontramos con la novela más dura y cruda de las tres. Touré tiene una hija, Sira, que vive en París. En las entregas anteriores hablaba con ella de tanto en cuanto por teléfono, y la insistía en que le visitase, pero ella siempre se negaba con evasivas. Al principio de la novela tenemos a un Touré emocionado porque Sira por fin irá a visitarle. Sin embargo, a pesar de que Sira cogió el tren en París nunca llega a Irún. ¿Qué le ha sucedido? ¿Por qué no coge el teléfono? ¿Dónde se ha metido? La situación de Touré complica las cosas, sigue sin papeles y no debe cruzar la frontera. Su amiga Cristina será un pilar fundamental para él en esta novela, y ella no duda en ayudarle. Ella viajará a Francia para investigar en las principales estaciones y averiguar qué ha sido de Sira. A su vez, Touré deberá ayudar a Uwa, una prostituta que ha sido obligada a vender a su bebé nada más dar a luz y quiere recuperarlo. Trata de blancas, comercio infantil y hasta tráfico de órganos se entremezclan en una novela que lleva a Touré al límite.

 

 

A pesar de tratarse de una serie, como las buenas sagas, las tres novelas pueden leerse sin problema de forma independiente. Es cierto que si las leéis desordenadas encontraréis algún spoiler de las anteriores, pero las historias son perfectamente entendibles de manera aislada.

Si tuviera que quedarme con una, sin lugar a dudas me quedo con la última. El tono es mucho más dramático, el humor que caracterizaba las anteriores se ha ido perdiendo por las dificultades que pasa Touré. Los temas que aborda son muy muy duros, y más aún cuando sabes cuánto hay de verdad en ellos. Consigue encogerte el corazón en más de una ocasión, y el último capítulo es simplemente desgarrador. Tengo curiosidad por saber cómo va a continuar la vida de Touré porque no lo tendrá nada fácil.

 

Si no habéis asistido nunca a ninguna presentación de las novelas de Jon Arretxe os pido encarecidamente que vayáis si tenéis ocasión. La suerte que tenemos es que Jon se documenta de primera mano para todo lo que refleja en sus historias, por lo que sabemos que lo que nos cuenta es muy real, lo que hace que sea aún más duro de leer. Fotografías de las calles, de las gentes, de los locales en los que se inspira para ambientar sus historias colman sus presentaciones. Es un gusto oírle hablar y explicar todo aquello que no llegamos a leer, todo lo que hay detrás de la novela.

 

*Si estáis cerca de Pamplona, no dejéis de acercaros este jueves a Baluarte a las 16:00 de la tarde, porque Jon Arretxe participará en la mesa redonda “El beltza: pasado, presente y futuro”, junto a Alejandro Pedregosa, Carlos Erice y Javier Abasolo, moderada por el coordinador del festival Carlos Bassas.

 

 

Título: 19 cámaras.
Autor: Jon Arretxe.
Editorial: Erein (2012)
ISBN: 9878497467698
Páginas: 256
Precio: 18€
Ficha del libro en Erein:
http://www.erein.eus/libro/19-camaras

Título: 612 €uros.
Autor: Jon Arretxe.
Editorial: Erein (2013)
ISBN: 9788497468404
Páginas: 272
Precio: 19,20€
Ficha del libro en Erein:
http://www.erein.eus/libro/612-euros

Título: Sombras de la nada.
Autor: Jon Arretxe.
Editorial: Erein (2014)
ISBN: 9788497468909
Páginas: 248
Precio: 18€
Ficha del libro en Erein:
http://www.erein.eus/libro/sombras-de-la-nada