Retomo una de las secciones que más os gusta del blog: los repasos del mes. Septiembre siempre es un mes emocionante con la vuelta a la actividad del blog, a publicar, a las novedades editoriales… Ha sido un mes complejo, pero he conseguido sobrevivir y salir reforzada. Vamos con el repaso.

Lecturas de Septiembre:

Aunque no han sido tantas como me habría gustado, el balance creo que es positivo. He dejado aparcados los clásicos de misterio que me han acompañado este verano y he regresado a las novedades, en parte para tratar de contaros en qué libros considero que merece la pena fijarse. Aunque, como todo, los gustos son muy personales y no debéis fiaros de mí a ciegas.

Patrick ha vuelto, de Josephine Tey (Hoja de Lata, 2018)

La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker (Alfaguara, 2018)

Caballos lentos, de Mick Herron (Salamandra, 2018)

La Madona de los coches cama, de Maurice Dekobra (Impedimenta, 2018)

El color del silencio, de Elia Barceló (Roca, 2017)

Una historia negra, de Antonella Lattanzi (Reservoir Books, 2018)

Traición, de Walter Mosley (RBA, 2018)

La caza del turista, de Massimo Carlotto (Harper Collins, 2018)

Adquisiciones:

Durante casi todo el mes había sido muy buena. Sí, había comprado libros. Pero es cierto que más o menos iba leyendo al ritmo que compraba, con lo que no acumulaba más en mis pilas. Sin embargo, la última semana he buscado alguna que otra cosa de segunda mano, y en ocasiones uno encuentra más de lo que buscaba… Total, que el balance es alto. La pila crece y crece. Estos son algunos de los que han entrado en casa este mes:

Una historia negra, de Antonella Lattanzi (Reservoir Books, 2018). De vez en cuanto hay que hacer caso de las recomendaciones de los que más saben de esto, así que según salió este libro a por él que fue. Y no me canso de recomendarlo. Como el resto de las escritoras italianas escriban así, ¡quiero más! Ya os he hablado de ella aquí.

La caza del turista, de Massimo Carlotto (Harper Collins, 2018). No os voy a contar demasiado de esta novela porque la reseña ya está en el horno, pero ya os digo que es más que recomendable.

Los milagros de la sangre, de Lisa McInerney (Alianza, 2018). No os voy a mentir: la razón por la que me acerqué a este libro es por ser novela negra escrita por una mujer. En mis lecturas de septiembre se puede ver que hay pocas novedades del género escritas por mujeres (al menos menos que escritas por hombres) así que me siento obligada de darle al menos una oportunidad.

Sur, de Antonio Soler (Galaxia Gutenberg, 2018). Sé que Sergio Vera es un lector del que fiarse, y él adora a este autor. Las entrevistas que he escuchado en radio al autor han hecho que mi interés se dispare y sé que será una lectura lenta y reposada, así que dadme tiempo para hablaros de esta novela.

Caballos lentos, de Mick Herron (Salamandra Black, 2018). Novela de espías siglo XXI con los más patosos de la clase. Divertida, profunda y con momentos para subrayar y remarcar. Ya os hablé de ella aquí.

Traición, de Walter Mosley (RBA, 2018). Una de las grandes noticias de este mes ha sido conocer que Antonio Lozano va a ser el director de la colección de novela negra de RBA. Así que por si acaso ya miro con otros ojos todo lo que publican. Esta Traición es una novela muy clásica, quizá no apta para público adaptado a ritmos más frenéticos, pero igualmente recomendable. Ya os he hablado de ella aquí.

El hombre de la dinamita, de Henning Mankell (Tusquets, 2018). Primerísima novela del autor sueco. Novela sobre la clase obrera que, me temo, debe estar de más actualidad que nunca.

Ella duerme aquí, de Dominique Sylvain (Siruela, 2018). Una de las novelas que estaban previstas para Junio y que por el motivo que sea se ha retrasado a Septiembre. Esta novela caerá muy pronto, porque hace tiempo que tengo ganas de leer a la autora francesa y hasta donde sé transcurre en Japón. Lo tiene todo.

Si pudiera cambiarlos, Anónimo (Satori, 2018). Una de las novedades de este otoño que más enamorada me tienen. Y encima de la mano de Satori. Sé que es una frivolidad y que lo que cuenta es el contenido, pero no me digáis que la portada no os da ganas de salir corriendo a por el libro.

Las sombras de palacio, de Suat Derviş (Ardicia, 2018). Ya sabéis que rara vez dejo escapar las novedades de Ardicia. Rara vez me defraudan y además trato de apoyar a la editorial con mi pequeño granito de arena. En esta ocasión estamos ante una novela altamente feminista, así que para los que os animéis a participar en el #LeoAutorasOct puede ser una buena opción.

La Madona de los coches cama, de Maurice Dekobra (Impedimenta, 2018). El día que salió a la venta estaba como un caza en mi librería de cabecera para llevármelo… pero aún no lo tenía. Le tenía muchas ganas a este libro, y no me ha defraudado. Divertido e irreverente, ya os he hablado de él aquí.

Reseñas/Entradas del mes:

 Patrick ha vuelto, de Josephine Tey (1949). 

 El párroco de Vejlby, de Steen Steensen Blicher (1829). 

 La desaparición de Stephanie Mailer, de Joël Dicker (2018). 

 Caballos lentos, de Mick Herron (2010). Reseña para El Periódico.

 El porqué del color rojo, de Francisco Bescós (2018). 

 La Madona de los coches cama, de Maurie Dekobra (1925). 

 La cámara secreta, de William E. Burton (1837). 

 Una historia negra, de Antonella Lattanzi (2017). 

 Traición, de Walter Mosley (2018). Reseña para El Periódico.

 Repaso a la carrera como novelista del escritor y guionista George Pelecanos. Artículo para El Periódico.