Mayo ha traído mi maravillosa alergia y unas cuantas crisis de asma de regalo. A esto hay que sumarle una semana en Coruña por trabajo y muchos muchos libros. Muchísimos. Tanto leídos como comprados (ya sabéis que nunca os los enseñaré todos, o me haréis encerrar). Vamos con el repaso.

 

Lecturas de Mayo:

Sabía que este mes había leído mucho, pero cuando he contado los libros al final de mes, no he dado crédito. A veces no me explico cómo lo hago, porque siempre he sido una tortuga leyendo.Sin embargo en ocasiones se alinean las estrellas, y pasan estas cosas. Esta es la lista:

Los que faltan en la foto respecto a la lista es porque los he leído en digital. Y el de Dorothy L. Sayers no lo he encontrado por ninguna parte al ir a sacar la foto…

– Vienen mal dadas, de Laura Gomara (Roca, 2017).

Mi querido asesino en serie, de Alicia Giménez Bartlett (Destino, 2017).

Papá se ha ido de casa, de Penelope Mortimer (Impedimenta, 2018).

D de Deuda, de Kinsey Milhone (Tusquets, 1991).

El devorador de calabazas, de Penelope Mortimer (Impedimenta, 2014).

Cruz, de Nicolás Ferraro(Revólver, 2017).

El cadáver con lentes, de Dorothy L. Sayers (Club del Misterio – Bruguera, 1983).

– Los falsificadores, de Bradford Morrow (Siruela, 2018).

Los motivos del lobo, de Liliana Escliar (Tusquets, 2017).

Eroguro. Horror y erotismo en la cultura popular japonesa, de Jesús Palacios (Satori, 2018).

La asamblea de los muertos, de Tomás Bárbulo (Salamandra, 2017).

E de Evidencia, de Sue Grafton (Tusquets, 1991).

 

Adquisiciones:

 

De verdad de la buena que me hago el firme propósito de comprar menos libros. Pero cuando encuentras ofertas hay que aprovecharlas. Eso es así, que luego te tiras de los pelos cuando buscas con un libro y no das con él. Cuando un mes como este, además, he leído mucho, me siento un poquito menos mal si compro mucho, porque al menos compenso un poco. Aquí os muestro algunas de las adquisiciones.

 Papá se ha ido de caza y El devorador de calabazasde Penelope Mortimer (Impedimenta, 2014 y 2018). Flechazo lector total y absoluto con esta escritora. Aunque la fama se la lleva El devorador de calabazas yo me he enamorado irremediablemente de Papá se ha ido de caza. Estoy deseando que se venda mucho para que Impedimenta siga recuperando a esta autora. Así que todos corriendo a comprar un ejemplar de alguna de estas dos novelas. De verdad que merecen mucho la pena.

 Los amantes suicidas de Sonezaki, de Chikamatsu Monzaemon (Satori, 2011). Aunque este libro lleva un montón de tiempo publicado estaba entre mis pendientes. Ya sabéis que intento, siempre que puedo, ir completando mis Satoris. Poco a poco voy haciéndome con todos, y a este le tenía muchas ganas por tratarse de teatro. 

 Rosalía, de Luisa Carnés (Hoja de Lata, 2018). Llevo días buscando las palabras para hablaros de este libro, pero no es fácil. Espero que podáis leer la reseña muy pronto por aquí.

 

 Nudo materno, de Jane Lazarre (Las afueras, 2018). Le había echado el ojo a este libro cuando salió, pero no acaba de decidirme. La culpa la tiene (otra vez más) Raquel Casas por habérmela recomendado.

 El complot de las damas muertas, de Jessa Crispin (Alpha Decay, 2018). En la contra de este libro dice que tengas cuidado al leerlo, porque sentirás una irremediable necesidad de hacer la maleta y viajar. Adoro viajar con los libros, y espero que este no me haga dejarlo todo e irme. Pero sí espero disfrutar con la lectura.

 El café sobre el volcán. Una crónica del Berlín de entreguerras, de Francisco Uzcanga Meineche (Libros del K.O., 2018). Moría por hacerme con este libro desde que salió a la venta. No me digáis que solo el título no os hace salir corriendo a comprarlo. La primera mitad del s. XX me atrae de una forma increíble, y si encima me hablan del arte y la cultura del momento, no puedo evitar acercarme a ella.

 

 La asamblea de los muertos, de Tomás Bárbulo (Salamandra, 2017). Aunque me gusta prácticamente todo lo que publica Salamandra, esta novela la había dejado escapar cuando salió el año pasado. Más que merecida nominación al Silverio Cañada. Muy bien escrita y perfecta para todos los públicos. Os hablé de ella aquí.

 La absurda existencia de Dalila Conde, de Olga Mínguez Pastor (M.A.R. Editor, 2018). Regalito de mi amigo Ricardo Bosque. No sé demasiado sobre este libro, pero por algún motivo extraño me atrae. Solo me tira para atrás que sobrepase las 400 páginas. Qué manía con escribir tanto.

 Los falsificadores, de Bradford Morrow (Siruela, 2018). Una de esas novelas perfectas para los amantes de los libros como objeto. Os hablé de él este mes en El Periódico.

 

Lecturas actuales:

 

Aunque voy cerrando lecturas, no dejo de empezar otras. Estoy leyendo unos veintipico libros actualmente, y poco a poco voy acabando unos y empezando otros. Por ejemplo, entre Mayo y los primeros días de Junio he terminado 3 libros que tenía empezados, pero rápidamente he comenzado otros. Quizá el más destacado que he empezado esta semana sea No, mamá, no de Verity Bargate, que muchos me habíais recomendado pero que no había comenzado hasta ahora. Y empieza genial.

 

Reseñas/Entradas del mes:

 

 Vienen mal dadas, de Laura Gomara (2017). 

 El samurái errante, de Carlos Bassas del Rey (2018). Reseña para El Peso del Aire.

 Mi querido asesino en serie, de Alicia Giménez Bartlett (2017). 

 Papá se ha ido de caza, de Penelope Mortimer (1958). 

 El devorador de calabazas, de Penelope Mortimer (1962). 

 Cruz, de Nicolás Ferraro (2017). 

 Los falsificadores, de Bradford Morrow (2014). Reseña para El Periódico.

 Los motivos del lobo, de Liliana Escliar (2017).

 Eroguro. Horror y erotismo en la cultura popular japonesa, de Jesús Palacios (2018). Reseña para El Peso del Aire.

 La asamblea de los muertos, de Tomás Bárbulo (2017).

 

Películas:

Sí, ha habido tiempo para ver alguna que otra película. Tantas como 6. He terminado mi periplo con la filmografía de Ozu y en unas semanas veréis el resultado de todos esos visionados. Además, sigo con series: El cuento de la criada, La otra mirada, Killing Eve, y… Friends. Por enésima vez. No me canso nunca de esta serie, y por primera vez la estoy viendo en VOSE.