la-fotoLos que me seguís vía Twitter habréis visto que esta mañana os he llenado el TL con fotos y hastag sobre un bookcrossing que hemos hecho esta mañana en la ciudad de León. Por lo que he leído a lo largo del día en Twitter han sido muchas las ciudades que se han sumado a esta actividad.

 

Yo lo conocí el año pasado, pero una vez que ya había pasado el Bookcrossing. De entrada, me quedé con ganas de pillar algún libro liberado, pero este año me he animado a sumarme al otro lado de la barrera, liberando libros.

 

Porque, ¿sabéis lo que es un bookcrossing? La mayoría seguro que si, o al menos habréis oído este nombre. Consiste en compartir libros de manera libre y gratuíta, pero para seguir la vida de ese libro, existe una página web, http://www.bookcrossing-spain.com/ que nos ayuda a ver quién recoge ese libro y dónde vuelve a liberarlo.

 

El proceso es muy sencillo y cualquiera puede hacerlo. Hay que registrarse en la página, lo cual es sencillísimo, y luego hay que registrar los libros que queramos liberar. Podemos buscarlos por título, autor, ISBN o crearle una ficha nueva si no está dado de alta (si tenéis cuenta en Anobii o Goodreads sabréis de qué os hablo) Una vez dado de alta, la página te asigna un número a tu libro, y lo recomendable es imprimirse las etiquetas que identificarán este libro como un libro de bookcroosing, y en las cuales ya tenemos un espacio para rellenar nuestro número asignado.

 

Una vez que hemos hecho esto, ¡solo nos queda liberar nuestro libro! Como todo, esto tiene la pega de que no todo el mundo que encuentra un libro luego lo registra en la página para que podamos hacerle seguimiento, pero a veces hay historias realmente bonitas en este tipo de actividades.

 

En nuestro caso, el grupo Te lo doy – León que es un grupo de Facebook y también real, organizó el evento. Quedamos un día en el  Espacio Vías, que es uno de los espacios de la concejalía de juventud de León, para repartirnos los libros a liberar y darlos de alta en la web. También nos dieron las pegatinas identificativas, ¡así que todo muy mascadito! Les devolvimos los libros una vez dados de alta, y el paso siguiente fue la quedada de esta mañana.

 

Se dividió León en 12 zonas, y nos repartimos por los distintos barrios, con nuestras bolsas cargadas de libros. Había bastante amenaza de lluvia, pero al final se nos dio fenomenal. Un poco de frío, eso si. Por si acaso, protegimos los libros dentro de bolsas para que no se mojasen. Y algunos los dejamos en interiores para resguardarlos aún más. La cosa funcionó, porque luego pasamos de vuelta y los libros ya no estaban.

 

El último paso es anotar en la web que los has liberado y dónde. ¡Y cruzar los dedos para que quien los encuentre lo anote! En mi caso, uno de los que yo dí de alta, han anotado que lo han encontrado, así que no me puedo quejar.

 

Os dejo unas fotos de los sitios donde fuimos dejando los libros. A mi me tocó la zona de la Catedral y Barrio Romántico, así que la ubicación desde luego era muy bonita.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por cierto, ¡Feliz Día del Libro a todos! Otro día os enseñaré mis adquisiciones en la Feria del Libro, que han sido muchas, unas físicas y otras virtuales.