Octubre ya está aquí. Septiembre nos ha dejado la llegada del otoño. Aunque, por suerte para algunos, aún no ha traído el mal tiempo. Odio el otoño. Es con diferencia la estación que menos me gusta: lluvia, frío, días cada vez más cortos, gripes, malestar, no pisar la calle de día. Por eso ya estoy contando las horas para la llegada del invierno y con él el aumento de las horas de sol. Llegará antes de lo que nos pensamos, así que estoy feliz por ello.

 

Septiembre siempre suma una vela más a la tarta, y a veces trae regalos de papel encuadernado. Lo que seguro que sí trae es el retorno de las novedades editoriales que dejan mi cartera temblando. Sé que no podré leerlas todas, pero soy partidaria de comprarlas, apoyar con mi pequeña compra a las pequeñas editoriales y que de ese modo puedan seguir viviendo y publicando. Así de rara soy.

 

Lecturas de Septiembre:

 

Cuando he hecho el recuento de los libros terminados me he quedado un poco descolocada. Tan solo he terminado 3 libros este mes, y sabía que había sido un mes muy lector. Pero claro, he dedicado casi dos semanas en preparar un artículo que me han publicado en El Peso del Aire, y las lecturas que compusieron dicha documentación fueron fragmentos de varios ensayos, artículos, webs de cultura japonesa… Por lo que no puedo sumar eso a mis lecturas como libros terminados al uso.

 

Esta es la lista:

El diario de la dama Izumi, de Izumi Shikibu (Satori, 2017).

La dama que amaba a los insectos (Satori, 2015).

El cuento de la criada, de Margaret Atwood (Salamandra, 2017).

Adquisiciones:

 

Mis estantería empiezan a estar llenas en exceso, pero aún así no dejo de comprar libros. Tengo centenares de libros sin leer en casa, pero aún así me apetecen libros nuevos. Eso no significa que no lea los que ya tengo, combino ambas lecturas. Muchos opinan que estoy enferma, que estoy loca por comprar y tener varios libros. Ellos se lo pierden.

 

El mundo del príncipe resplandeciente, de Ivan Morris (Atalanta, 2007). A principios de Septiembre empecé mi aventura por la Era Heian. Me habría encantado dedicar todo el mes a este tipo de lecturas, pero no siempre se cumplen nuestros deseos. Desde el momento en que empecé a documentarme para ver qué podía leer sobre esa época, este libro comenzó a aparecer por todas partes. Así que no dudé en hacerme con él. Y por lo que llevo leído, veo que no me he equivocado.

El diario de la dama Murasaki, de Murasaki Shikibu (Satori, 2017). Este era uno de los libros que más esperaba este mes. La edición no defrauda, y por lo que he podido leer ya de la introducción veo que Satori siempre da en el clavo. Esta editorial me está dando muchas alegrías, y ya estoy buscando más libros para hacerme con ellos.

La historia de Genji, de Murasaki Shikibu (Atalanta, 2010). Cuando se acercan fechas señaladas hay que tener cuidado con lo que se desea y lo que se dice en voz alta, porque igual alguien está escuchando y aprovecha para regalártelo. Me he fiado de todos los que me habéis dicho que esta es la mejor edición que hay, a pesar de estar traducido del inglés en vez del japonés directamente. Me esperan muchas horas de lectura con estos dos volúmenes.

Parpadeo, de Theodore Roszak (Pálido Fuego, 2017). Cuando vi este libro entre las novedades de Septiembre me llamó la atención, pero el precio y el número de páginas me tiraban para atrás. Pero mi amigo Gonzalo me dijo que me lo tenía que comprar, y él sabe mucho más que yo de esto. Tan solo llevo un par de capítulos, pero promete.

Octubre, de China Miéville (Akal, 2017). Es ver un nuevo libro de China Miéville, y no poder resistirme. Y encima la edición de Akal es de 10.

El sastre embrujado, de Sholem Aleijem (Ardicia, 2017). Como os contaba hace unos días en Instagram, Ardicia ya es una de mis editoriales de cabecera. Rescata pequeñas grandes obras olvidadas y aún no me ha defraudado ninguno de sus libros. Además, es muy cortito, perfecto para estas tardes que no sabes qué leer.

Apegos feroces, de Vivian Gornick (Sexto Piso, 2017). Tenía este libro en mi lista casi desde que salió y empecé a leer magníficas críticas sobre él. Cuando lo encontré de segunda mano, no lo dudé.

Cuentos, de Mercè Rodoreda (Edhasa, 2008). Me topé con este libro casi por casualidad en mi librería de cabecera, saldado a 13€. La edición es una maravilla, así que creo que hice una magnífica compra.

La plaza del Diamante, de Mercè Rodoreda (Edhasa, 2009). Al ir a pagar el volumen de Cuentos, hablando con mi librero me recomendó esta novela de la autora. Aunque la edición no me entusiasma fue muy baratita. Y a los buenos libreros hay que hacerles caso, por supuesto.

Relatos sombríos, de Edith Nesbit (La Biblioteca de Carfax, 2017). Llevo todo el mes con ganas de este libro, y no he podido resistirme. No hacía más que verlo por todas partes en redes sociales, y esta editorial está haciendo un magnífico trabajo con lo que lleva publicado, y con lo que nos han anunciado ya que llegará este otoño. Se merece todo mi apoyo.

La nueva mujer. Relatos de escritoras estadounidenses del siglo XIX (Dos Bigotes, 2017). Otra de esas editoriales que están pisando fuerte y regalándonos ediciones magníficamente cuidadas y bien seleccionadas. Alberto Rodríguez y Gonzalo Izquierdo se están ganando el respeto de los lectores gracias a su buen hacer.

Lecturas actuales:

Muchas, muchísimas. Cerca de una docena. Y es probable que esta semana empiece algún libro más. Quiero leerlos todos, y al no poder, al menos los empiezo todos. Eso no significa que luego los abandone a su suerte, pero sí que tardo más en terminarlos. Hay rachas en las que necesito ponerme con uno y terminarlo, pero ahora mismo necesito simultanear al menos 10 libros diferentes. Leer un capítulo de uno, luego otro de otro, un relato de un tercero… Rachas. Estoy con El mundo del príncipe resplandeciente, Parpadeo, La voz del amo, La Maga y otros cuentos crueles, Correspondencia de Van Gogh, y de Cezanne, y de Hammett…

 

Proyectos varios:

Tan solo me queda una pequeña entrada para dar por finalizada mi adopción de Ethel Lina White, y retomo a Elisabeth Sanxay Holding que había quedado aparcada. Ya os aviso que una de sus novelas pasa a mi podium particular de mejores novelas negras leídas hasta el día de hoy. Y la protagonista también es ya uno de mis personajes preferidos de la literatura.

 

Aunque parece que toda la comunidad bloguera se ha sumado al proyecto #LeoAutorasOct yo permaneceré al margen. No porque no vaya a leer autoras, sino porque ya no siento la necesidad de sumarme debido a que muchísimas de mis lecturas son ya de obras escritas por mujeres. Creo que es una iniciativa necesaria para concienciar a los lectores de que, aunque no importa si el escritor es hombre o mujer si su obra es buena, sí que unos cuantos hemos cambiado nuestra forma de leer para escoger premeditadamente obras de autoras, y así promover que las editoriales y los lectores les den la misma visibilidad que a los autores.

 

Reseñas/Entradas del mes:

La vegetariana, de Han Kang (2007).

Con el corazón en la boca, de Ethel Lina White (1942).

La inquilina de Wildfell Hall, de Anne Brönte (1848).

Ellas ven en la oscuridad, de Ethel Lina White (1944).

The Killers (1927 – Ernest Hemingway / 1946 – Robert Siomak).

El cuento de la criada, de Margaret Atwood (1985).

El caso Lerouge, de Émile Gaboriau (1866).

El distrito del placer de Yoshiwara.

Náufragos, de Laura Pérez y Pablo Monforte (2016).

Películas:

 

Ha sido un mes un tanto flojo en cuanto a cine, pero la buena noticia es que he sumado un par de series a la ecuación. Hacía tiempo que no me apetecía ver ninguna, y El cuento de la criada y Big Little Lies han roto con esa mala racha.