Por fin ha pasado Noviembre. No ha sido un buen mes, y me ha traído más de un problemilla de salud además. Menos mal que parece que el cambio de mes está trayendo cosas mejores. Diciembre será un mes de mucho trabajo, como cada año, pero con algún que otro día de descanso más. Solo por eso, ¡bienvenido Diciembre!

 

Lecturas de Noviembre:

Noviembre en cuanto a lecturas ha sido un mes muy próspero. He leído mucho, he abandonado mucho también, y he leído un par de libros fuera de mi zona de confort. No suelen gustarme los “pasapáginas”, pero este mes de días de reposo me han venido bien para no pensar demasiado y pasar alguna tarde entretenida. Sin más pretensiones. Además, ese tipo de libros reiteran mis ganas de leer historias con más poso y que tengan algo de contenido detrás. Esta es la lista:

 Tres cerditos, de Apostolos Doxiadis (Alianza, 2017).

– Asesinato en Charlton Crescent, de Annie Haynes (dÉpoca, 2017).

– La buena hija, de Karin Slaughter (HarperCollins, 2017).

– Todos mienten, de Mindy Mejia (Planeta, 2017).

– Relatos sombríos, de Edith Nesbit (La biblioteca de Carfax, 2017).

El mal y el tiempo, de Carlos Fortea (Nocturna, 2017).

La bestia ciega, de Edogawa Rampo (Satori, 2017).

– El peor de los tiempos, de Alexis Ravelo (Alrevés, 2017).

Breve relación de vidas extraordinarias, de Martín Olmos (Pepitas de calabaza, 2017).

 

Adquisiciones:

En Noviembre he salido muy poco de casa, como he dicho. Y aunque eso no es impedimento para comprar libros de segunda mano por Internet, sí que he comprado menos libros nuevos. Aunque ya os digo que Diciembre ya lo he empezado mal… Cuando he ido a sacar las fotos me ha sido imposible encontrar mi ejemplar de Los pájaros y otros relatos, de Daphne du Maurier, recien editado por El paseo editorial. Espero encontrarlo al menos cuando vaya a leerlo.

 

 A Life. Josephine Tey, de Jennifer Morag Henderson (Sandstonepress, 2015). Sí, seguro que los que me seguís en Twitter ya lo habéis adivinado: he adoptado a Josephine Tey para el proyecto Adopta una autora. Mi idea era empezar este Diciembre con la primera entrada sobre la autora, pero me ha llegado muy tarde la biografía y he estado liada con otros proyectos. Pero espero poder traeros algo muy prontito. 

 El carruaje fantasma y otras historias sobrenaturales, de Amelia B. Edwards. (La biblioteca de Carfax, 2017). Mi lectura de Edith Nesbit fue tan satisfactoria que casi nada más terminarla me lancé a comprar este ejemplar de la misma editorial. La culpa la tuvo en gran parte @MariaT0, aunque reconozco que ya le había echado el ojo a este libro. Encima de relatos. Lo tiene todo.

 Asesinato en Charlton Crescent, de Annie Haynes. (dÉpoca, 2017). Regalo de mi amigo Juan Mari Barasorda. Y ya dije todo lo que tenía que decir del libro en la reseña. Así que si queréis saber más, buscadla.

 

 Namiko, de Tokutomi Roka. (Satori, 2011). Pasito a pasito voy completando mi colección de Satoris. En esta ocasión, el número 2 de la colección Maestros de la Literatura Japonesa, así que ha sido una suerte encontrarlo de segunda mano y en tan buen estado. La portada me fascina, reconozco que esta colección me gusta tanto por fuera como por dentro. Son objetos de coleccionista en todos los sentidos.

 Sanshiro (Impedimenta, 2009) y Luz y oscuridad (Impedimenta, 2013), de Natsume Soseki. Otro autor del que pasito a pasito me voy haciendo con toda su obra. Dos compras más de segunda mano, y en muy buen estado las dos también. La paciencia obtiene sus frutos en ocasiones.

 Lady Killer, de Elisabeth Sanxay Holding (Black Curtain Press, 2013). Hace unas semanas un fan de Sanxay Holding me comentó que su obra favorita de la autora había sido esta. Como no ha sido traducida al castellano y no he encontrado una edición más decente, he tenido que hacerme con esta. Al menos fue barata. Y en ello estoy. Ya os contaré.

 Ala de mosca, de Aníbal Malvar (Akal, 2017)Regalo de Ricardo Bosque. Tengo La balada de los miserables en mi estantería hace tiempo ya, sin leer. Y es un autor que me despierta mucha curiosidad. De momento lo que llevo leído pinta bien, aunque es una novela dura. Fue publicada originalmente en gallego en 1998, y traducida al castellano en 2009. Si la recupera de nuevo Akal, será por algo.

 Breve relación de vidas extraordinarias, de Martín Olmos (Pepitas de calabaza, 2017)La joya de la corona. Uno de los libros que más esperaba este año desde que en Junio el autor me dijo que este otoño sacaría nuevo libro. Es breve y es extraordinario como su propio título indica. Muy muy pronto os hablaré más de él. Y ya os adelanto que os hablaré bien. Martín Olmos es sencillamente excepcional.

 

Lecturas actuales:

Una de las lecturas que más estoy disfrutando estas semanas y que me está costando mucho alargar es Parpadeo de Theodore Roszak. Es TAN buena y la estoy disfrutando tanto que no quiero que se acabe. Por ello, leo un capítulo o dos por semana. Y son 800 páginas, así que tengo diversión para rato, por suerte para mí. Estoy leyendo también varios volúmenes de relatos, que me vienen genial para intercalar entre lecturas. Y estoy como os decía más arriba con Lady Killer y con Ala de mosca. Y espero ponerme pronto con otro par de ellos a los que les tengo muchas ganas.

 

Reseñas/Entradas del mes:

Este mes han sido poquitas. Algunos comentarios me han desanimado un poquillo, pero espero volver a la carga en Diciembre.

 Asesinato en Charlton Crescent, de Annie Haynes (1926).

 Relatos sombríos, de Edith Nesbit (1880-1910).

 Tres cerditos, de Apostolos Doxiadis (2015). Reseña para El Periódico.

 El peor de los tiempos, de Alexis Ravelo (2017).

 

Películas:

 

 

Ha sido un mes muy cinéfilo también (lo que ha cundido mi gripe). Era #Noirvember, y me habría gustado ver mucho más cine negro, pero el balance no ha sido malo. Especialmente recomendables Detour, Nacked City, To kill a mockingbird (me gusta más cada vez que la veo, y ya van muchas veces) y The bookshop. Atomic Blonde como película de acción me gustó mucho, y tiene un par de escenas con falsos planos secuencia que están realmente bien.

 

En cuanto a series, me vi de dos sentadas The Sinner, serie de Netflix, una serie de esas que enganchan y que no tiene muchas más pretensiones que entretener. Aunque era reticente a ponerme con Mindhunter precisamente porque todo el mundo la recomendaba (rarita que es una) voy por el capítulo 7 y me tiene absolutamente fascinada. Creo que no hay nada que no me guste de momento. Me gusta la trama, me gusta la estética, y me encantan los personajes. A ver qué tal acaba esta temporada, porque han anunciado esta semana que habrá nueva temporada.