Nadie sabe la de veces que he contado las horas hasta que mis vacaciones de Marzo han llegado. Necesitaba desconectar y descansar. Desconectar, he desconectado. Descansar, ya es otro tema. Esta semana pasada he pisado por primera vez tierras londinenses. Reconozco que no era una ciudad que me resultase especialmente atractiva, pero una buena oferta me hizo ir. No sé si regresaré en un futuro, lo que sí tengo que reconocer es que no me ha enamorado como me sucedió con Roma, Lisboa o París. No acabo de comprender qué le ve todo el mundo a este sitio.

 

Lecturas de Marzo:

En la pila de lecturas podríamos decir que hay trampa, porque GB84 lo leí a medias entre Febrero y Marzo. Pero vamos, que el resto de libros del recuento no está nada mal, sobre todo porque durante una semana apenas he leído nada.

 

– Ratas de Montsouris, de Léo Malet (Libros del Asteroide, 2011).

Una chica sin suerte, de Noemí Sabugal (Ediciones del Viento, 2018).

– C de Cadáver, de Sue Grafton (Tusquets, 1990).

Perros que duermen, de Juan Madrid (Alianza, 2017).

Sexo y mentiras, de Leila Slimani (Cabaret Voltaire, 2018).

GB84, de David Peace (Hoja de Lata, 2018).

Las nuevas aventuras de Hanshichi, de Okamoto Kido (Quaterni, 2014).

– Historias de Londres, de Enric González (RBA, 2014).

Ya no quedan junglas adonde regresar, de Carlos Augusto Casas (M.A.R. Editor, 2017).

 

Adquisiciones:

 

Aunque esperaba comprar menos libros de los que he comprado, no he sido mala del todo. Abril me temo que va a ser un mes de muchas compras, con el Día del Libro y mi próximo viaje a Las Casas Ahorcadas de Cuenca. De momento, estas son algunas de las compras del mes de Marzo.

 Ya no quedan junglas adonde regresarde Carlos Augusto Casas (M.A.R. Editor, 2017). Este mes le he hecho un pedido especial a la librería SomNegra para hacerme con algunos de los libros nominados a los Premios de la Semana Negra de Gijón. Uno de los libros que todo el mundo me decía que tenía que leer es este, y ha venido conmigo a Londres de viaje. Pronto os contaré qué me ha parecido.

 Conduce rápico, de Diego Ameixeiras (Akal, 2017). Uno de los autores de los que hablan maravillas, y que sigo teniendo pendiente. Le pondré solución muy pronto, porque está nominado al Hammett.

 El refugio de los canallas, de Juan Bas (Alrevés, 2017). Para muchos, la gran favorita al Hammett de este año. En breve, reseña.

 Cruz, de Nicolás Ferraro (Editorial Revolver, 2017). El año pasado el editor de Revolver tuvo la amabilidad de proporcionarme el libro de Noxa para que pudiese leerlo, porque en España no estaba publicado aún. Así que tocaba devolver el favor comprando Cruz, otro de los nominados al Hammett.

 

 No, mamá, no, de Verity Bargate (Alba Editorial, 2017). En algunas librerías lo que toca es pedir consejo a los libreros. Eso pasa en Burma, en Madrid, de donde no podía irme sin comprar nada. Estuve por allí de maestra de ceremonias de la presentación de Justo de Carlos Bassas, y le dije a Chus que me recomendase algo para comprar y llevarme. Aunque he leído opiniones de este libro muy buenas, no acaba de convencerme. Pero a Chus le hago caso, que es una librera de las buenas (si vivís en Madrid, deberíais pasar a verla).

 Sylvia, de Leonard Michaels (Libros del Asteroide, 2018). Segunda recomendación de Chus, de Burma. Así que yo obedezco y compro. 

 Memorias de una osa polar, de Yoko Tawada (Anagrama, 2018). Un libro que he comprado totalmente por impulso y del que no sé apenas nada. Tan solo me he fiado de la editorial y de que la autora es japonesa. Sin más. 

 Dos irlandeses en Londres(Cazador de Ratas, 2018). Prólogo de mi amigo Juan Mari Barasorda, y entrevista de Bram Stoker hecha a Arthur Conan Doyle en su día. ¡No me digáis que no tenéis ganas de comprarlo ya!

 Espectros(Cazador de Ratas, 2018). Relatos de Charles Dickens, Arthur Conan Doyle, H. G. Well y Mary Elizabeth Braddons. Había que rentabilizar el pedido a la web de Cazador de Ratas.

 

 

Lecturas actuales:

 

Mi Goodreads dice que estoy leyendo 20 libros y no consigo bajar el número. Cada vez me gusta más eso de alternar varias lecturas, pero incluso leer un capítulo ahora de este, acto seguido un capítulo de otro, e ir saltando así de una historia a otra. Hacía mucho que no me pasaba esto, supongo que vaya por épocas. Tras una serie de lecturas para organizar el blog y los textos para El Periódico, espero poder leer a placer esta semana. Uno de los libros que no he añadido en las adquisiciones es una maravilla de Marie Belloc Lowndes que no conocía y que he encontrado por tan solo 1€. Como loca estoy con él, y espero ponerme con él ya mismo.

 

Reseñas/Entradas del mes:

 

Últimamente estoy muy aplicada, y encantada con ello.

 

 Enterrad a los muertos, de Louise Penny (2010)

 Las aventuras de Hanshichi, de Okamoto KidôReseña para El Peso del Aire.

 Una chica sin suerte, de Noemí Sabugal (2018). 

 Ratas de Montsouris, de Léo Malet (1955).

 Sexo y mentiras. La vida sexual en Marruecos, de Leila Slimani (2017).

 Perros que duermen, de Juan Madrid (2017).

 GB84, de David Peace (2014)Reseña para El Periódico.

 

Películas:

Este mes tuvimos en León ciclo de cine en versión original, pero mis obligaciones laborales solo me permitieron ir a ver Lady Bird, una tragicomedia con una adolescente de protagonista. En unos 90 minutos me hizo reír y me hizo llorar, mucho más de lo que suele conseguir la mayoría. Una de las películas que más me han sorprendido este mes ha sido La llamada. Fue una película que puse de fondo sin ninguna pretensión, pero con mucha curiosidad. Pero tiene algo que hizo que me rondase la cabeza durante varios días. Si te paras a pensar en los diálogos, son muy potentes, y el mensaje que transmite es muy positivo. Y consigue hacerlo con un argumento completamente disparatado, pero que funciona. La actuación de las dos protagonistas, Macarena García y Anna Castillo (las dos habían conseguido que me enamorase de ellas en el Ministerio del Tiempo) es brutal, especialmente la de Anna Castillo. La tenéis disponible en Netflix, por si os pica la curiosidad.