Parece que ya no viene a cuento publicar el resumen de Diciembre un 11 de Enero, pero siempre me gusta traeros por aquí las últimas adquisiciones y el resumen de las reseñas publicadas en los medios donde colaboro. Que sé que alguno de otra forma se me pierde.

 

Diciembre ha sido un mes intenso, pero con algún día extra de descanso. Yo no puedo coger vacaciones en estas fechas, pero los festivos para mí han sido suficientes para poder cargar un poquito las pilas para el comienzo de año. El parón editorial también viene bien para cerrar lecturas a medias y para algunas cosillas publicadas tiempo atrás. A mí me vino perfecto para sentarme por fin con Parpadeo y dedicarle toda la atención que merecía. Cuántas horas fabulosas me ha brindado.

 

Por si a alguien le interesa y se lo perdió, os dejo mi breve aparición en Blogueros, de RNE, hablando de autoras apasionantes y un poquito de mí:

 

Lecturas de Diciembre:

En Diciembre he leído menos de lo que me habría gustado. He colaborado en tres listas este año de los mejores libros del año, y yo me tomo estas cosas muy en serio. Hago una lista de lo leído, compruebo la fecha de publicación o traducción, y repaso lo publicado este año por si estoy a tiempo de leerme algo que sepa que pueda formar parte de esa lista. Este tipo de cosas me han robado un montón de horas, pero lo hago encantada de la vida porque que cuenten con una siempre es una buena noticia. Así que estos son los libros que terminé en Diciembre:

 

 Breve relación de vidas extraordinarias, Martín Olmos (Pepitas de calabaza, 2017).

El banquete celestial, de Donald Ray Pollock (Literatura Random House, 2017).

El detective del ferrocarril, de Victor L. Whitechurch (Ardicia, 2017).

Parpadeo, de Theodore Roszak (Pálido Fuego, 2017).

Ritos de muerte, de Alicia Giménez Bartlett (Booket, 1996).

 

Adquisiciones:

 

Aunque el balance de adquisiciones de 2017 ha sido bestial (es mejor no contabilizar estas cosas, hacedme caso), en Diciembre podría decirse que me porté bastante bien. He querido aprovechar para comprar un poco menos y centrarme solo en los libros comprados para los demás. ¡Que este año han sido muchos!

 

 Damas oscuras. Cuentos de fantasmas de escritoras victorianas eminentes, de Varias Autoras (Impedimenta, 2017). Mi primer regalo literario de estas Navidades ha venido de mi amiga Laura de El blog de Lahierbaroja. Regalazo y de los gordos. Aún no le he hincado el diente, pero espero ponerme este mes ya con algunos de los relatos. (Gracias otra vez, Laura!!)

 

 Knockemstiff, de Donald Ray Pollock (Literatura Random House, 2017). Tras lo que disfruté con El banquete celestial en Diciembre, no pude dejar la oportunidad de hacerme con el volumen de relatos de Pollock de nombre impronunciable (al menos para mí). 18 historias en poco más de 200 páginas. Este libro es de los míos.

 

 La juguetería errante, de Edmund Crispin (Impedimenta, 2017). Os voy a contar un secreto: en ocasiones (muchas) me compro todos los libros de una serie sin haber leído ninguno para saber si me gustan. La serie de Gervase Fen es un ejemplo de ello. Ya tengo 5, y aún no me he leído ninguno. ¿Será grave, doctor?

 

 Lo que dijo Harriet, de Beryl Bainbridge (Impedimenta, 2014). Este es uno de esos libros que cuando salió a la venta en su día no compré. Y cada vez que lo veía en alguna librería o en alguna reseña siempre me decía que tenía que hacerme con él. Así que por fin ha llegado ese día. Para colmo, esta historia está basada en un crimen real. Espero que caiga muy pronto.

 Los golpes, de Jean Meckert (Las afueras, 2017). No recuerdo dónde ni cuándo vi este libro por primera vez, pero el nombre del autor me sonaba muchísimo. Revisando mis notas de arqueología lectora, me topé con Meckert, un escritor francés que años después de publicar esta novela se convirtió en un autor de novela negra. El argumento de esta es bastante duro, y tiene pinta de ser una novela que te golpea, como su propio título indica. Espero no tardar mucho en leerla, porque me come la curiosidad.

 

 El amante indigno, de Rudolf Borchardt (Ardicia, 2017). Otro volumen de Ardicia para la colección. La portada es una delicia, y el argumento de lo más interesante. Cito: “Un huésped llega para formalizar un delicado contrato matrimonial. Es un aventurero, un hombre que no pertenece a los tiempos antiguos -aquellos que precedieron a la ordalía de la Gran Guerra-, ni tampoco a los nuevos -los de la inflación y el desnorte-, y que con distinguidos modales y un atractivo indiscutible envenena el aire de las mujeres a su alrededor, empujándolas, como un mal irresistible, hacia una funesta trampa.”

 Ambición fatal, de Edna Sherry (Editorial Éxito). No podían faltar libros mohosos entre mis novedades. Gané en una subasta el de Mary Roberts Rinehart, y por un malentendido con los gastos de envío, el amable vendedor me regaló este ejemplar de una autora del todo desconocida para mí. Pero menudo alegrón me llevé al verlo.

 Una luz en la ventana, de Mary Roberts Rinehart (Editorial Éxito). Tengo que retomar a Rinehart cuando pueda. El hombre de la litera nº10 me encantó, y tengo ya algunos más en mi estantería que voy comprando cada vez que tengo ocasión. Igual debería adoptarla.

 

Lecturas actuales:

 

La vida me da para muy poco. Entre el trabajo, el blog, mis colaboraciones… Sarna con gusto no pica, pero empieza la temporada festivalera y querría llevar los deberes hechos a todas partes, lo que es imposible. De momento estoy con Leonardo Padura y su serie de Mario Conde, porque sale nueva novela suya este mes. He empezado de nuevo la serie de Kinsey Millhone porque la muerte de Sue Grafton me avinagró el fin de año, y no quiero que se diluya de mi recuerdo. Y también me he hecho una buena amiga de Petra Delicado, de Alicia Giménez Bartlett, a la que conoceré la próxima semana en Pamplona. Un no parar.

 

Reseñas/Entradas del mes:

 

 

Películas:

He de reconocer que no me puedo quejar: en Diciembre he visto una de las películas del año para mí (En realidad, nunca estuviste aquí), la serie del año para mí (The Deuce), y una magnífica tercera temporada de Broadchurch, junto con la aparición del Ozu que todo el mundo venera. Star Wars ha sido el punto agrio del pastel, pero por lo demás ha sido un gran mes.