Bueno, antes de nada, quiero darle las gracias una vez más a Bookworm por organizar esta lectura conjunta, porque muchas veces tienes libros pendientes que no te decides a leer hasta que te empujan a ello, y es precisamente lo que me ha pasado con este libro.

 

Tengo la sensación de que me va a quedar una reseña mediocre, pero es que tengo comprobado que cuánto más me gusta un libro más me cuesta hacer la reseña, ya que la emoción que aún me dura me sale de todos los poros.

 

Quizá muchos penséis que exagero si os digo que probablemente sea uno de los libros que he leído este año que más me han gustado, porque ha cumplido a la perfección su objetivo: me ha enganchado de un modo que hacía tiempo que no me enganchaba un libro, me ha entretenido, ha logrado que no piense en nada más mientras lo leía, y me ha hecho disfrutar. ¿Qué más se le puede pedir?

 

Os aviso desde ya que este libro no es para estómagos sensibles, y es que desde el prólogo te deja con la boca abierta con el argumento: Charlie Parker, un policía de Nueva York encuentra una noche al llegar a casa a su esposa y a su hija muertas, pero de un modo brutal y desgarrador: prácticamente despellejadas. No es parco en detalles, no se ahorra nada, consigues hacerte la fotografía mental de la escena a la perfección. De esta y de todas las del libro, porque lo que más me ha gustado es la genialidad del autor para describir las escenas de un modo tan preciso y crudo, que a veces cuesta seguir leyendo. El capítulo 15 quizá sea una de las escenas más duras que he leído, pero no os diré por qué, para lo leáis vosotros mismos.

 

El resto del argumento os lo podéis imaginar: la búsqueda de pistas para conseguir atrapar al asesino. Pero no es tan sencillo, ya que surgirán varias tramas por el camino que no harán que descienda ni un ápice la intriga y el interés por la historia principal.

 

Como todos los libros, tiene alguna pega. En este caso, y para mi, la gran cantidad de personajes que aparecen. Al principio no me hice ninguna guía ni anotación, pero luego sí porque llegaba a no saber quién era cada personaje. Pero quizá solo me haya pasado a mi, porque es algo que a veces me sucede cuando surgen muchos personajes en la trama.

 

Ventajas tiene muchas: los capítulos son cortitos, por lo que siempre encuentras un momento para leer alguno; cómo te atrapa la trama, que no consigues quitártela de la cabeza en todo el día; la cantidad de líneas argumentales que acaba teniendo el libro pero todas siguiendo el mismo rastro: me recordó a la temporada completa de una serie, porque tiene de todo; los personajes principales, tanto Charlie como sus “secuaces” Ángel y Louise.

 

Tiene de todo: acción, emoción, intriga, al bueno, a la chica, a los amigos del bueno, a sus enemigos… ¿Se nota mucho que me ha encantado? Los que me seguís por Twitter lo habéis podido vivir conmigo, cómo me emocionaba y no podía parar de leer, cómo os he contagiado mi entusiasmo un poquito y las ganas de coger el libro para comentarlo conmigo, y eso será por algo.

 

Lo que sí tengo muy claro, es que seguiré leyendo la serie de Charlie Parker en el futuro.

 

 

Título: Todo lo que muere (Every Dead Thing)
Autor: John Connolly
Editorial: Tusquets Editores (2004)
Año de publicación: 1999.
ISBN: 9788483102619
Páginas: 426
Precio: 19 €