La madrugada del 9 de agosto de 1969 cuatro miembros de la Familia Manson, armados de cuchillos y un rifle, asaltaron la mansión en Los Ángeles de Roman Polanski y asesinaron brutalmente a su mujer Sharon Tate, embarazada de 8 meses, a Jay Sebring, a Abigail Folger y a Voityck Frykowski. 48 horas después perpetraron otro horrible crimen en la vivienda de Leno La Bianca y su esposa, vecinos también de Bel Air.

 

Ahora que ya tenéis esta información, podéis olvidarla.

 

Muchos son los que afirman que Las chicas de Emma Cline es la narración novelada de este macabro suceso. Sí, es cierto que acontece un suceso similar, inspirado en este que os acabo de refrescar, pero podríamos decir claramente que ese es tan solo el escenario donde se representa esta obra de teatro.

 

Estamos en California en el verano de 1969. Evie, una adolescente de 14 años, será nuestra narradora y quien nos guíe en esa extraña aventura que es la pubertad. El estío, ese momento de relajación, de hacer planes con los amigos, de los primeros besos y de afianzar esas amistades que aseguras que serán para toda la vida. Como si fuese una película en technicolor. Pero la realidad a los 14 años es muy diferente. Se trata de ese momento en que no has definido del todo tu personalidad, en que las apariencias y el qué dirán lo son todo, en que eres capaz de cometer las mayores locuras por ser aceptado en sociedad. Formar parte de un grupo que te identifique, que guíe tus pasos y te ayude poco a poco a decidir por ti mismo con qué estás de acuerdo y con qué no.

 

El deseo sexual y las hormonas se disparan y que esa persona que te atrae se fije en ti lo es todo. Tus padres han perdido el único resquicio de magnetismo que te atraía de niño cuando les creías los portadores de la sabiduría universal. Ahora no solo sabes que no la tienen, sino que directamente confirmas que no tienen ni idea del mundo que te rodea y de las cosas que te interesan.

 

En ese punto se encuentra Evie, en un hogar de padres divorciados, con una madre más preocupada de su nuevo novio que de su hija y para la que supone un consuelo que noche tras noche duerma en casa de su amiga Connie. Pero la realidad es muy distinta. Evie ha posado sus ojos en Suzanne. Sus ojos y su alma al completo, porque no puede dejar de pensar en ella cada minuto del día. Y se acerca a ella. Y trata de impresionarla robando para ella. Y la busca. Y trata de encontrarla a todas horas. Hasta que unos días después de conocerla, un autobús negro cambiará su vida.

emma-cline

Emma Cline

Evie terminará en el rancho con las otras chicas. Un lugar de libertad y libertinaje, sin más normas que las que impone el rey de la manada: Russell. Las drogas, el sexo, la miseria y el hambre ocupan cada mugriento rincón del rancho. Niños que son de todos y de nadie, falta de alimentos, fiestas desenfrenadas con coches ardiendo. Pero a pesar de todos los contras aparentes, todas se sienten atraídas como las polillas a la luz. Unas por Russell, y Evie por Suzanne. Russell de un modo o de otro llevará a las chicas a sobrepasar sus propios límites. Y ahí es donde Cline trata de llevarnos, a esa ruptura con las normas y a estudiar a una serie de personas que situadas en condiciones extremas son capaces de llegar a cometer actos verdaderamente terribles.

 

Emma Cline construye con Las chicas ese universo que afortunadamente todos dejamos atrás con la llegada de nuestra madurez. Sí, para muchos fue un momento de sus vidas plagado de encanto y romanticismo, pero muchos otros lo recordamos como uno de los momentos más duros y difíciles de nuestras vidas. Esos años que resultan por completo decisivos, porque nos convertimos en quienes somos hoy en día y que están plagados de momentos dolorosos y traumáticos. Quizá no tanto por los acontecimientos en sí, sino por esa forma tan dramática con que suele percibirse la vida a los 14 años.

 

Era el final de los sesenta, o el verano antes del fin, y eso era lo que parecía: un verano sin forma y sin fin. El Haight estaba lleno de fieles de la Iglesia del Proceso vestidos de blanco repartiendo folletos de color de avena, y los jazmines que flanqueaban las carreteras habían rebrotado aquel año especialmente embriagadores y floridos. Todo el mundo saludable, bronceado y cargado de adornos; y si no, también era una opción: puede que fueses una criatura lunar, con las lámparas cubiertas de gasa, y siguieras una dieta desintoxicante kitchari que te dejaba todos los platos manchados de cúrcuma.

 

Y ahí ha residido la magia de este libro para mí. En cómo Emma Cline ha logrado recrear todo ese torrente de sensaciones que nos invade en la adolescencia. Los miedos, las inseguridades, esa sensación de saber más que nadie, esas decisiones que construyen al adulto en quien te convertirás. Leyendo Las chicas he recordado las tardes de domingo castigada en mi cuarto por algún estúpido motivo, el drama de no gustar al chico que me gustaba, el miedo a decir algo inoportuno que molestase a mis amigas, la inseguridad a la hora de escoger la ropa que ponerme. Y por encima de todo, cómo poquito a poquito, mes tras mes, cada una de esas cosas fueron dejando de importarme y cómo tomé conciencia de que no quería convertirme en un clon de la manada (claro, otro tema es conseguirlo).

 

Creo que yo sería por completo incapaz de ponerme de nuevo en esa piel que vestía a los 14 años. Porque afortunadamente mi mente no va por ese camino. Creo que la capacidad de evocación que logra Cline es fascinante y para colmo lo consigue a través de una narración del todo exquisita y muy sugestiva. Las chicas tienen de fascinante cómo te hacen sentir, y cómo tu mente se inunda de recuerdos y momentos fallidos. Creo que el gancho de los asesinatos de Manson es un buen recurso, una gran campaña de marketing para que todos nos fijásemos en esta obra. Pero una vez que decides empezar a leerla, todo eso pasa a un segundo plano para sumergirte en el verano del 69, con sus mosquitos, sus shorts y sus biquinis. Como si fueses una más de Las chicas.

 
 
 

Título: Las chicas (The Girls).
Autor: Emma Cline.
Traductor: Inga Pellisa.
Editorial: Anagrama (2016).
Año de publicación: 2016.
ISBN: 9788433979582.
Páginas: 344.
Precio: 19,90€.
Ficha del libro en Anagrama: https://www.anagrama-ed.es/libro/panorama-de-narrativas/las-chicas/9788433979582/PN_929