Quien crea que la piratería es un tema relativamente actual, está muy equivocado. No es necesario disponer de un ordenador o de aparatos relativamente modernos. Como prueba, tenemos la obra Las aventuras de M. Vieux Bois de Rodolphe Töpffer.

 

Töpffer está considerado como el padre de lo que conocemos como historietas o cómics modernos. Y estamos hablando de un suizo que nació en 1799. Aunque muchas de las características de los cómics que podemos ver actualmente en las librerías provienen de las introducciones que los americanos hicieron en el género, es indiscutible el papel de los europeos en el nacimiento de las tiras cómicas. Aunque siempre podemos remontarnos a los tiempos anteriores a la imprenta, fueron fundamentales para el surgimiento del cómic las caricaturas de los humoristas gráficos ingleses del siglo XVIII, tales como el conocido Isaac Cruikshank. A finales del siglo XVIII uno de los avances en los procedimientos de impresión ayudaron a la difusión de este tipo de expresiones gráficas: el descubrimiento de la litografía.