¡Qué gusto da encontrarse con una novela de esas que necesitas devorar en unas pocas horas! El hecho de que tenga pocas páginas ayuda a ello, pero de vez en cuando necesito leerme una historia del tirón, de principio a fin, sin parar ni siquiera para comer. Pues bien, eso es lo que me ha pasado con La promesa.

 

Nos encontramos en Suiza, en el cantón de Zurich. Probablemente sea la primera novela negra que leo desarrollada en este punto del planeta. Para que os situéis en escena, según las descripciones es una zona boscosa, colmada de montañas, lagos y árboles. Un día aparece el cadáver de Gritli Moser, tan solo una niña, en medio de este paraje, tras un día de lluvia, lluvia que logra borrar todo rastro de huellas del asesino.

 

– ¿Le ha ocurrido algo a Gritli? – preguntó, y miró otra vez a Matthäi con ojos expectantes.
– ¿Han enviado ustedes a Gritli a algún sitio? – preguntó el comisario.
– A casa de su abuela, en Fehren – respondió el campesino.
Matthäi reflexionó; Fehren era el pueblo más cercano.
– ¿Hacía Gritli ese camino a menudo? – preguntó.
– Todos los miércoles y los sábados por la tarde – dijo el campesino, y a continuación preguntó, lleno de un súbido terror -: ¿Por qué quiere saberlo? ¿Por qué trae usted esa canastilla?
Matthäi dejó la canastilla sobre el tocón donde Moser partía la leña.
– Han encontrado muerta a Gritli, en el bosque, cerca de Mägendorf – dijo.

 

Una niña muerta, con una falda roja, trenzas, una canastilla y que iba a visitar a su abuela… Si es que con este panorama es imposible no amar este libro.

 

Todas las sospechas apuntan en la misma dirección, hacia un buhonero que fue quien descubrió el cadáver. Todos los vecinos quieren su cabeza, ha asesinado a una niña indefensa y no puede quedar impune. Y la gota que colma el vaso se produce cuando descubren que no es un asesinato aislado, que en años anteriores ya ha habido dos muertes de dos niñas, con el mismo modus operandi.

 

Los hechos y las páginas se suceden, el clímax va subiendo y no puedes soltar el libro. En este aspecto el autor es brillante. Con una historia atractiva, un paraje inhóspito, unos vecinos vengativos… Pero sobre todo, la sed de venganza. El comisario Mattäi, quien está al cargo de la investigación, promete a los padres de Gritli que atrapará al asesino de su hija, de ahí el título de la novela. Y esa promesa le perseguirá, obsesionándole y anclándole durante mucho tiempo.

 

Cuando terminé la novela, reconozco que me quedé un tanto fría. Esperaba otro desenlace, otro final. Pero según han ido pasando las horas, creo que el final es brillante, el mejor que se podía haber escogido para esta historia. Y opino así porque no es un final que te deje indiferente. De una forma o de otra, porque te guste o porque te disguste, te deja pensando en lo que nos plantea la novela. Es un desafío para el resto de novelas negras, planteando un ataque directo a lo tramposas que son en ocasiones las tramas, llevándonos a donde ya sabemos de antemano que terminaremos. Y ahí está la genialidad de la novela.

 

La gente espera que al menos la policía sepa tener el mundo bajo control, mientras que yo por mi parte no puedo imaginarme una esperanza más asquerosa. Por desgracia, en todas esas historias de crímenes subyace aún un fraude mayor. […] La realidad se las arregla con la lógica sólo a medias.

 

La edición que yo tengo es la de la colección de Navona Negra, pero la perteneciente a la colección de Reencuentros, es si cabe más bonita todavía. Por 14€ una, y 12,50€ la otra. No tenéis excusa.

*Por si yo no os he terminado de convencer, aquí va otra recomendación más:

 

Título: La promesa (Das Versprechen)
Autor: Friedrich Dürrenmatt
Editorial: Navona Negra (2014)
Año de publicación:1958.
ISBN: 9788492840656
Páginas: 156
Precio: 14€

 

Ficha en Navona Negra: http://navonaed.com/navona-negra/356-la-promesa.html
Ficha en Navona – Reencuentros: http://navonaed.com/27-la-promesa.html