Una nevada noche de Febrero un padre sale de su casa de madrugada con un fardo entre sus brazos. Se trata de su hijo pequeño, tan solo un bebé, un bebé maldito que hasta su propia madre repudia. El padre no puede más y sale con toda la intención de abandonar al pequeño, pero en vez de dejarle a su suerte en el bosque o dejar que muera de frío, se lo entregará a la abuela de la criatura. Ella lo acepta, pero le deja claro que este es el final de la familia: a partir de este punto, ese niño será su única familia. El pequeño Joaquín irá creciendo y con mano dura su abuela le educará y tratará de desterrar de ese niño sus instintos más primarios. Tratará de que no asista a matanzas, ni vea la sangre de los animales, porque la sangre llama a la sangre. Y es que Joaquín es un hombre-lobo.

 

Su abuela sabe desde que se lo entregaron que lleva dentro una bestia dormida, y que debe hacer todo lo posible por enterrarla para que nunca vea la luz. Sin embargo, Joaquín es lo que es, y tarde o temprano la bestia despertará. Buena señal de ello son esos ojos amarillos que todos pueden ver cuando la bestia asoma.

 

La estructura de la novela nos narrará la historia de Joaquín en dos momentos de su vida. Por un lado, su infancia y la dura vida en el pueblo que le vio crecer donde todos cuchichean acerca de la maldición que pesa sobre Joaquín. Por otro lado, su vida adulta como emigrante en Alemania. Los fragmentos escogidos de su infancia no son estrictamente cronológicos y están buscados de manera premeditada para que comprendamos por qué el Joaquín adulto es como es y piensa como piensa.

Rosa Ribas (fuente: página web de Rosa Ribas)

Aquellos que os acerquéis a la novela buscando una historia de hombres-lobo creo que hallaréis una buena historia relacionada con este tema. Pero La luna en las minas es mucho mucho más. La historia de Joaquín es un excusa para situarnos en un momento y una forma de vida. España, años 60, postguerra española. Hay hambre, no hay trabajo, y desde el extranjero se piden trabajadores para los puestos más duros que los de allí no quieren cubrir. A pesar de que el sueño de Joaquín ha sido otro desde que era niño, descubre que en Alemania necesitan trabajadores para las minas de carbón. Un trabajo duro, pero que se realiza bajo tierra, lejos de los rallos de la Luna llena. ¿Y si enterrando a la bestia bajo tierra consigue que no salga?

 

Todo este escenario nos muestra una España rural, con una generación de jóvenes que emigraron a diferentes países de Europa con el sueño de conseguir un empleo digno y una cualificación profesional. Pero la realidad que encontraron era otra: sueldos inferiores a los que cobraban las gentes del lugar tan solo por el hecho de ser extranjeros, malas condiciones laborales, barracones como viviendas, sin tiempos de descanso regulados, para trabajar como bestias de carga durante un año o dos, lo que el cuerpo aguantase, y volver a casa con los ahorros ganados. Resulta aterrador ver lo poco que han cambiado las cosas.

 

Y por encima de todo, la historia de Joaquín es una historia de lucha y de supervivencia. La vida de un luchador que trata por todos los medios de conseguir una vida lo más normal posible, una rutina, una calma, que se alejan por completo de lo que el destino ha escrito para él. El ritmo actual de vida nos obliga a no tener un segundo de respiro y a tratar de llegar a todo, y esta novela es un canto al placer de disfrutar las pequeñas cosas: la visita al abuelo en el cementerio, una partida de cartas con los compañeros de trabajo, las tardes de juegos infantiles con los amigos en el pueblo, la mirada de la mujer a la que amas. Con frecuencia olvidamos que las cosas que más felicidad nos proporcionan las tenemos a este lado del umbral de nuestras casas, no al otro. Y debemos recuperar el placer de disfrutarlas.

 

La prosa de Ribas es elegante y exquisita. Diálogos magníficamente construidos, economía de palabras en sus textos, frases para subrayar y meditar. Cada cosa está en su sitio, no sobra ni falta nada, y se aprecia un trabajo de corrección y depurado del texto excelentes. Una de esas obras con las que paladeas el ritmo del texto y te sumerges en la historia para disfrutar de lo que te cuenta y cómo te lo cuenta.

 

Título: La Luna en las minas.
Autor: Rosa Ribas.
Editorial: Siruela (2017)
ISBN: 9788417041748
Páginas: 248.
Precio: 16,95€.
Ficha del libro en Siruela: http://www.siruela.com/catalogo.php?id_libro=3411