cuestión-de-galones-leersinprisa

Zaragoza, año 2041. No, no se trata de una novela futurista ni sobre ciencia ficción, sino de una novela policíaca. Sí, es extraño. ¿Por qué Zaragoza y por qué 2041? Pues porque han pasado 33 años desde el nacimiento de Cris… Digo, desde la Exposición Universal, aquella que trató sobre el Agua.

 

En esta novela ese dato es fundamental, porque debido al supuesto éxito de la Expo, han convertido a Zaragoza en la nueva Venecia o en la nueva Amsterdam: una ciudad plagada de agua y de canales que la recorren de norte a sur. El transporte se hace en moto de agua, y es imprescindible pasarse el día del neopreno a la ropa de calle.

 

Y ya que es una ciudad plagada de agua, pues tenemos a un gran equipo de waterpolo, el orgullo de la ciudad, el Zarawater. ¿Todo esto a qué os suena? Pues a un gran sentido del humor. Y es que eso es lo que va a plagar esta novela.

 

Nos encontramos con un cadáver ahogado en esas aguas que colman la ciudad, y es nada más y nada menos que el capitán del equipo, su portero Lerín y figura estrella de los Zarawater. El caso se lo encargan a Ulises Sopena, el capitán de la policía fluvial, y a la subteniente Sara Fitzpatrick. Las investigaciones nos llevarán por los canales de la ciudad, metiendo las narices en tema de dopajes y chantajes por películas caseras subiditas de tono.

 

Los personajes son uno de los fuertes de la novela, pero desde mi punto de vista lo mejor son los diálogos, ese estilo desenfadado e informal que nos transmiten, quitándole tanto hierro al asunto que casi olvidas que estás ante una novela de género policíaco. Solo sabes que te estás divirtiendo y que se te escapa más de una carcajada.

 

Ya os había traído otra novela de Ricardo Bosque por aquí que me encantó, El último avión a Lisboa. Es un estilo completamente diferente. La otra es mucho más reposada, mientras que esta es increíblemente ágil. La otra era más sobria y esta como os digo os hará sino reír al menos sí sonreír en más de una ocasión. Es una novela fresca y divertida, muy bien escrita, con una estructura muy cuidada, y que encima te la lees en dos tardes.

 

Por lo que nos cuenta el propio Ricardo vía Twitter, está trabajando en la segunda entrega. Y es que sí, Ulises es de estos tipos con los que no te vale sólo una entrega, te apetece ir indagando más sobre ellos: sobre su relación (de trabajo, ¿eh?) con Sara, los diálogos con su perro por las mañanas, y las películas que su vecina amante del celuloide le va prestando regularmente. Ya tiene los personajes de base, ahora sólo falta crear una trama atrayente, y ya lo tiene todo hecho. Esperamos con ganas esa segunda entrega. Pero mientras, tendré que leerme las otras dos que tiene escritas: Suicidio a crédito y Manda flores a mi entierro. Y sus libros de relatos, además gratuitos: Café Bulevar y 13. Qué más se puede pedir.

 

Título: Cuestión de Galones
Autor: Ricardo Bosque
Editorial: LcLibros
ISBN: 9788415414193
Precio: 3,40 € (en formato .mobi)