crimenes-exquisitos-leersinprisa

Junio de 2010. A Coruña. Lidia, una adolescente de apenas 17 años desaparece una mañana cuando sale a correr. Pocos días después, su cadáver aparece flotando en un estanque de un parque, con un precioso vestido y rodeada de flores.

 

Diciembre de 2009. Whitby, Inglaterra. Patricia aparece muerta en el cementerio de la abadía. Completamente exanguinada, decapitada, con una estaca en el corazón y la boca llena de ajos.

 

Ambas jóvenes y hermosas. ¿Tienen relación ambos asesinatos? En apariencia no, situados en lugares diferentes y con una cierta separación en el tiempo. Pero ambos recrean escenas. El primero, el cuadro de Ofelia de Millais. El segundo, la muerte de Lucy en Drácula.

 

La investigación empezará dando palos de ciego. Desde Coruña nada saben del asesinato de Patricia en Inglaterra, y parece que nadie conoce el famoso cuadro de Ofelia. Le asignan el caso a Valentina Negro, una investigadora muy joven pero con mucho coraje. Por casualidades de la vida, un famoso criminólogo aterriza en esos días por Coruña y Valentina acudirá a pedirle ayuda: Javier Sanjuán.

 

Ambas investigaciones avanzarán despacio hasta que entran en juego una periodista y un fotógrafo, Lua y Anido. Anido conocía a Patricia y le comunican su muerte. Cuando descubre cómo fue asesinada Patricia, pedirá ayuda en el caso a Sanjuán y este empezará a casar las piezas.

 

Desde entonces, la historia despegará. No os preocupéis que no os he destrozado la trama, queda mucho por pasar aún. Y es que son 800 páginas de historia.

 

¿Qué puedes esperar de una novela criminal de 800 páginas? Es una pregunta que me he hecho al ir llegando al final del libro. Es cierto que soy lectora de novela negro-criminal, pero suelo decantarme por novelas de 250-300 páginas, de esas que te duran un fin de semana pegada a sus páginas. Con una novela de 800 páginas, está claro que no puedes hacer eso. O al menos yo con mi velocidad lectora no puedo.

 

Por lo tanto el planteamiento de lectura y de narración, cambia. Ha sido uno de mis fallos al empezar esta novela. Quería leerla en una semana como mucho, y me ha durado 2 semanas. Problema: en mi caso es algo que me agobia. Empiezo a ver mis pilas de libros y me entran las prisas por terminarla. Quizá por ello empecé a buscar al asesino desde el principio, y también es un error, porque te puede llevar a obcecarte con una idea y perderte por el camino.

 

En mi caso, desde la página 200 aproximadamente, tenía claro quién era el asesino. ¿Porque era evidente? No, desde luego que no. Pero necesitaba elucubrar con ello. Aunque he acertado, han surgido muchas más ramificaciones en la historia y muchos más elementos. Y aunque las piezas me han ido casando pronto, ha habido sorpresas hasta muy cerca del final.

 

¿Con todo esto que os quiero decir? Que el planteamiento de la novela no es el mismo que el de una que te va a durar 2 tardes. Es necesario asentar a los personajes, profundizar en sus vidas, recordarte quién es cada uno cuando tardan en reaparecer… Y en este punto está muy bien logrado. No es que aparezcan infinidad de personajes, pero cuando tardas varios días en leer una novela y varias cosas se entrometen en tu mente, es necesario refrescar estas cosas.

 

 Otra cosa necesaria con una novela así, es que tenga una narrativa muy fluida y que sea muy fácil de leer. Y ahí está también muy logrado. Las páginas no avanzan rápidas por ser muchas, pero no cuesta concentrarse en la trama ni en la historia, entras a ella con mucha facilidad.

 

Pero… Si, en mi caso ha habido algunos peros. Uno de los peros es precisamente que profundice tanto en las vidas y en las tramas personales de los personajes. De ahí se sacan tantas páginas que yo habría recortado mucho. Hay partes que me las podría haber saltado y habría podido entender la historia a la perfección.

 

Otro de los puntos negativos que le veo al libro, y que me ha molestado especialmente, es el que cite continuamente las marcas de la ropa que lleva la gente. No sé si es que yo no uso ropa de marca y no veo la importancia en resaltar que una camisa es de tal o cual diseñador, o si es que realmente no hacía falta. ¿Que quieren destacar que tienen mucho dinero? No es necesario citar las marcas de cada prenda de ropa que llevan. Las descripciones en ese punto no me han gustado nada.

 

Porque a ello añadimos la comparación con personajes conocidos. Si me describen que una mujer es alta, guapa, delgada, de ojos verdes y muy atractiva, ya pillo el concepto de cómo es, no es necesario que me digan que es como Sara Carbonero. Quizá si las referencias fueran a iconos asentados (no sé, Marilyn, Brigitte Bardot, Sofía Loren…) no me habrían crujido tanto. Pero… ¿alguien que lea esta novela en 10 años conocerá a Sara Carbonero? Igual ni sale en la tele ya… ¿O alguien de latino-américa? Además, prefiero darle uso a mi imaginación, no que me establezcan a alguien tan definido en mi cabeza.

 

Y el último punto que destacaría como negativo, pero que es un arma de doble filo, es la cantidad de cosas que pasan. Una de las partes que más me gustó fue una persecución contrarreloj de uno de los personajes, cuando la trama se traslada a Londres. Adictiva, marcada por los minutos del reloj, y con una dirección precisa. En otras partes del libro he tenido la sensación de saber que iba a pasar algo malo pero porque tocaba, porque tenía que ocurrir algo horrible cada pocas páginas. No sé cómo explicarlo, pero he sentido que se enrevesaba demasiado la trama en algunos puntos. Está bien llevado, no te pierdes con la historia, pero pasan demasiadas cosas.

 

A pesar de los puntos negativos, he disfrutado con casi todo el libro, y sobre todo me he divertido mucho comentándolo con los compañeros de lectura por Twitter y por Whatsapp. Aramys y yo desmenuzamos toda la trama del libro punto por punto y fue genial compartir eso. Cuando leo este tipo de libros, creo que una de las cosas que me encantan es poder comentarlos con alguien, y es parte de la magia de las redes sociales, poder comentar estas cosas de punta a punta del país.

 

Y a eso le añado el haber comentado con una de las autoras, con Nieves, muchas dudas y aspectos de la novela a medida que la iba leyendo. Y a todo me ha contestado y ha comentado con todos nosotros como una más. No hay muchos autores dispuestos a hacer algo así, y ha sido algo que he valorado mucho.

 

Me quedo con la intriga de cómo será el escribir una historia entre 4 manos y dos cabezas. Desde luego que yo no he notado si tal parte o tal otra estaba escrita por uno o por otro. Tiene que ser muy difícil unir ambas partes y ambas mentes, así que mi enhorabuena a los dos por parir esta gran novela.

 

 

Título: Crímenes Exquisitos
Autor: Vicente Garrido y Nieves Abarca
Editorial: Versátil
ISBN: 9788492929528
Precio: 22€