Una vez más, Juan Carlos Galindo ha tenido la generosidad y amabilidad de publicar mi crónica sobre unas jornadas negro-criminales en Elemental. Aunque no se desgrana charla por charla, creo que sí os podéis llevar una idea muy aproximada de lo que han sido. O eso espero al menos:

 

No puedo dejar de aprovechar la oportunidad una vez más de agradecer el cariño y las atenciones de los conquenses. Su espontaneidad y su cariño son abrumadores. Gracias a cada uno de los miembros del Club por acogerme como una más, y especialmente a Sergio Vera por organizar todo este tinglado.